El Consejo Directivo, según el acuerdo 015 del 22 de diciembre de 2017, expidió el Estatuto General de la Institución Universitaria Pascual Bravo.

En el documento se define:

  • Naturaleza jurídica, nombre y domicilio
  • Objeto
  • Misión, principios, objetivos y funciones de la Institución
  • Patrimonio y fuentes de financiación
  • Dirección académica y administrativa de la Institución
  • Secretario General y Vicerrectores
  • Facultad, estructura interna, decanos, consejo de facultad
  • Control fiscal y control interno
  • Régimen jurídico de los actos y contratos, y junta de licitaciones
  • Régimen administrativo
  • Personal docente y administrativo
  • Estudiantes
  • Calidades de los miembros de los consejos

  • Facultad de Ingeniería

  • Facultad de Producción y Diseño

  • Somos una Institución Universitaria de carácter público, comprometida con la formación e investigación tecnológica, orientada a la excelencia académica, que propicia el desarrollo integral, ético y creativo de las personas, con pertinencia social, de tradición y estrecha relación con el sector empresarial, una organización que aprende y asume retos permanentes para la transformación de vidas y territorios desde el conocimiento y para el desarrollo sostenible, relacionada nacional e internacionalmente, que contribuye a la construcción de sociedad con inclusión y equidad.

  • En 1930 surge la necesidad de empezar a formar personal calificado, con un aprendizaje que pudiera ayudar a mejorar el nivel de vida de las familias. El desarrollo de la industria naciente era ya una preocupación para las autoridades locales de dirigir entonces un aprendizaje hacia un oficio que permitiera al obrero, vincularse al proceso productivo.

    En el año 1933 surge la idea de conformar una escuela de artes y oficios que le permitiera a las personas como vendedores y amas de casa desempeñarse en otro tipo de actividades, ya que la demanda de la industria exigía trabajadores especializados.

    Los oficios como la sastrería, la zapatería, albañilería y la carpintería eran desarrollados desde el hogar, de ahí que la formación profesional que venía imponiéndose desde finales del siglo XIX exigiera una preparación de profesionales técnicos (1930 Melitón Rodríguez).

    La creación de la Escuela de Artes y Oficios requirió inversión monetaria para su funcionamiento, ya que no se contaba con las instalaciones adecuadas: talleres, aulas de clase, maquinaria y herramientas.

    Por disposición de la Honorable Asamblea Departamental, mediante Ordenanza No. 37 del 24 de julio de 1935, fue creada la escuela de Artes y Oficios como secciones de la Universidad de Antioquia.

    La Asamblea Departamental de Antioquia, por Ordenanza No. 56 del 4 de julio de 1938 cambió su nombre por “Escuela de Artes y Oficios Pascual Bravo”, en honor al héroe antioqueño, uno de los más jóvenes y epónimos gobernantes que se registran en nuestra historia. Un año más tarde, mediante Decreto 2350, el Ministerio de Educación Nacional recibe esta Institución de la Universidad de Antioquia.

¿Deseas más información?